Historia del MINAE

Historia del Minae

 

La génesis de las dependencias que conforman el actual Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) data del año 1888, cuando se fundó el Servicio Meteorológico Nacional, hoy denominado Instituto Meteorológico Nacional.

Fue hasta mediados del siglo XX que se creó la Dirección de Geología, Minas y Petróleo, y hasta 1980 que surgió el Ministerio de Energía y Minas (MEM), el cual dos años más tarde por reestructuración del Poder Ejecutivo, se denominó Ministerio de Industrias, Energía y Minas (MIEM). En 1988, vía norma presupuestaria el MIEM se transforma en Ministerio de Recursos Naturales, Energía y Minas (MIRENEM), al incorporarse competencias en materia de bosques, flora, fauna silvestre, áreas silvestres protegidas y meteorología; y trasladarse el área de industrias al Ministerio de Economía y Comercio.

Más tarde, con el correspondiente aval de MIDEPLAN y del Tribunal del Servicio Civil, el ministerio sufre otra reestructuración en 1995, ya que mediante la Ley Orgánica del Ambiente N° 7554, se le asignan nuevas competencias en materia ambiental denominándose en adelante, Ministerio del Ambiente y Energía (MINAE). Aparecen así el Consejo Nacional Ambiental, la Secretaría Técnica Nacional Ambiental, el Contralor Ambiental, el Tribunal Ambiental Administrativo, y los Consejos Regionales Ambientales.

La reestructuración continúa cuando en junio de 2010, el MINAE pasa a ser el Ministerio del Ambiente, Energía y Telecomunicaciones (MINAET), cuya creación se concretó con la aprobación de la Ley General de Telecomunicaciones. Dos años después, en junio del 2012, el sector telecomunicaciones se reubicó y se traspasó al Ministerio de Ciencia y Tecnología (MICIT), estableciéndose posteriormente el Viceministerio de Ambiente, el Viceministerio de Energía, además de un nuevo Viceministerio de Aguas y Mares como respuesta al rezago que se ha tenido en este rubro.

Finalmente, a partir del 1 de febrero del 2013, este ente organizativamente complejo conformado por distintos órganos desconcentrados y otros adscritos, pasa nuevamente a llamarse Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE).

En síntesis, el proceso de desarrollo ministerial antes reseñado, ha respondido a diferentes coyunturas históricas, especialmente de carácter político-administrativo y económico-social, las cuales se reflejaron en estructuras organizativas diferenciales a lo largo de todos estos años. Es por lo anterior que, acatando mandatos establecidos en diversas normativas jurídicas vigentes, al MINAE a través de su historia se le han atribuido otros ámbitos de competencia en materia de recursos hídricos, hidrocarburos, educación ambiental, participación ciudadana, biodiversidad, humedales, cambio climático, implementación conjunta, calidad ambiental, conservación y uso racional de la energía.

Debido a esta constante evolución, el sector ambiental ha llegado a convertirse en uno de los más relevantes en los planes del desarrollo del país. Gracias al trabajo realizado por este ministerio, Costa Rica se encuentra hoy entre los primeros puestos del Índice Mundial de Desempeño Ambiental y es reconocido a nivel mundial por sus esfuerzos en pro de la conservación y del desarrollo sostenible.